miércoles, 1 de febrero de 2017

Oración a la Virgen de Guadalupe para casos desesperados, difíciles e imposibles



Madre mía de Guadalupe
hija de Dios Padre, Virgen Purísima,
gloriosa, dulce, bendita,
no me dejes sin tu ayuda mamita,
líbrame de todos los peligros,
auxiliame en mis necesidades,
resuelve favorablemente mis difíciles problemas,
pues sé que para ti no hay imposibles.

A tu misericordioso corazón
y ante tu sagrada imagen
quiero confiar mis problemas,
angustias, penas y mortificaciones,
para las que no encuentro salida,
y que tú, como Madre mía bien conoces.

Tengo problemas a los que no veo solución,
dificultades que me parecen insuperables,
aflicciones que atormentan mi corazón
y me hacen sentir abrumado, solo y desesperado.

En ti confío Santísima Madre mía de Guadalupe
para que tú hagas el imposible
de darle satisfactoria solución a:

(Hacer la petición)

Oh Gloriosa Madre, estoy seguro que con tu poder
de mediación, con el amor que sientes por tus hijos,
con tu inmensa bondad, no dejarás que la ansiedad
y el desconsuelo que hoy me invaden y me afectan
se queden sin remedio.

En tus manos me encomiendo, te encomiendo mi vida,
mi fe, mi esperanza y todo mi ser, mi haber y poseer.
Nunca me abandones, nunca me dejes.

Madre mía, dame tu ayuda y protección
y haz que me bendiga
El Padre
El Hijo y
El Espíritu Santo.

Amén

viernes, 6 de enero de 2017

Oración a María la que desata los nudos

Santa María desatadora de nudos
Santa María, llena de la presencia de Dios, durante los días de tu vida aceptaste con toda humildad la voluntad del Padre,
y el Maligno nunca fue capaz de enredarte con sus confusiones. 
Ya junto a tu Hijo intercediste por nuestras dificultades y,
con toda sencillez y paciencia,
nos diste ejemplo de cómo desenredar
la madeja de nuestras vidas.
Y al quedarte para siempre como
Madre Nuestra, pones en orden y haces más claros los lazos que nos unen al Señor. 

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra,
Tú que con corazón materno desatas los
nudos que entorpecen nuestra vida, 
te pedimos que nos recibas en tus manos y que nos libres de las ataduras y confusiones con que nos hostiga el que es nuestro enemigo.
Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo, líbranos de todo mal, Señora Nuestra y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios,
para que libres de toda confusión y error,
lo hallemos en todas las cosas,
tengamos en El puestos nuestros 
corazones y podamos servirle
siempre en nuestros hermanos.

Amén

martes, 20 de diciembre de 2016

Señor de la cercanía

Acércate,
salvando el abismo
entre el infinito y lo limitado.
Salir de la eternidad
para adentrarte en el tiempo,
Hacerte uno de los nuestros
para hacernos uno contigo.
Y así, de carne y hueso,
empezar a mostrarnos
en qué consiste la humanidad.

Eres el Dios de la cercanía,
de los incluídos,
de los encontrados,
pues para ti nadie se pierde
De los reconciliados,
De los equivocados,
De los avergonzados,
De los heridos,
De los sanados.

Eres el Dios de los desahuciados,
de los agobiados,
de los visitados,
de los intimidados,
de los desconsolados,
de los recordados.

Pues para ti nadie se olvida.

Tan cerca ya, tan con nosotros. Dios.

José María Rodríguez Olaizola

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Oración y encomienda a la Virgen del Rosario de Talpa


Oh Señora mía, Santa María, Virgen de Talpa:

Hoy, todos los días y a la hora de mi muerte,
me encomiendo a tu bendita fidelidad y a tu singular custodia,
y pongo en el seno de tu misericordia mi alma y mi cuerpo.

Te encomiendo toda mi esperanza y mi consuelo,
todas mis angustias y miserias,
mi vida y el fin de ella.

Para que por tu santísima intercesión y por tus méritos,
todas mis obras vayan dirigidas y dispuestas
conforme a tu voluntad y a la de tu Hijo.

Amén

Basada en la oración a la Virgen María de San Luis Gonzaga

Oración y encomienda a la Virgen del Rosario de Talpa



Oh Señora mía, Santa María, Virgen de Talpa: 

Hoy y todos los días y en la hora de mi muerte, 
me encomiendo a tu bendita fidelidad y singular custodia, 
y pongo en el seno de tu misericordia mi alma y mi cuerpo; 

Te encomiendo toda mi esperanza y mi consuelo, 
todas mis angustias y miserias, mi vida y el fin de ella;

Para que por tu santísima intercesión, y por tus méritos,
todas mis obras vayan dirigidas y dispuestas conforme a tu voluntad 
y a la de tu Hijo. 

Amén.

Basada en la oración a la Virgen María de San Luis Gonzaga

jueves, 21 de abril de 2016

Oración a Miguel Agustín Pro, SJ





Oh dichoso, valiente e invicto mártir de Cristo Rey, Padre Miguel Agustín Pro de la Compañía de Jesús, que recibiste del cielo una educación sólidamente cristiana en tu familia y una esmerada formación en virtud y ciencia en la Compañía de Jesús; con la que trabajaste en los dos últimos años de tu vida principalmente lleno de celo y de fervor por la gloria de Dios, y animado de exquisita caridad por la salvación de las almas. 

Tu que supiste corresponder generoso a las gracias divinas sufriendo con entusiasmo por Cristo Rey las persecuciones más tenaces, calumnias más increíbles y la misma muerte afrentosa y violenta, fusilado con los brazos en cruz y empuñando las únicas armas: rosario y crucifijo. 

Alcánzanos del Señor la gracia de imitar tu fiel correspondencia a los beneficios divinos y los favores especiales que ahora te pedimos (pedir la gracia) si han de ser para la gloria de Dios y bien espiritual de nuestras almas. 

Amén.

martes, 19 de abril de 2016

Oración para pedir confianza en Dios

Oración para pedir confianza en Dios

Oh amado Señor, me despierto dándote gracias por el don de la vida y del amor. Quiero pedirte que me des hoy la capacidad de saber escucharte con el alma siempre dispuesta y con el corazón dócil y abierto a tus inspiraciones. 

Necesito en todo momento de tu fuerza y de tu poder para poder sentir con humildad cada una de las manifestaciones de amor con la que a diario pones a todo mi alrededor. 

Quiero poder decirte con completa confianza y con gran pasión desbordante, que por Ti daría mi vida, pero luego me acuerdo de Pedro, que luego de haberte jurado que por Ti lo daría todo, sufrió de una terrible debilidad que hizo que hasta negara conocerte. 

No quiero tampoco dejarme llevar ni confiar en las intenciones de mi corazón, sino que seas Tú siempre mi guía y mi bandera, pues no sea que me vea luego yo como Judas, que aún, siguiendo tu proyecto de salvación, que realizó también curaciones y expulsó demonios en tu nombre, se dejó llevar por sus malas pasiones y terminó por venderte por unas monedas de plata.  

Mi Jesús, muchas veces lloro mis pecados, mis malos deseos me atormentan y angustian mi alma, soy débil, pero tu Santo Espíritu me anima a levantarme y a seguir adelante. Eres el amigo que no defrauda. Quiero ser fiel a tu amor, a tu Iglesia. Quiero confiar plenamente en la satisfacción que da tu amor que todo lo llena. Sé que seguirte exige una entrega total y sacrificio de muchas cosas, pero aun así me acerco a Ti para que me limpies de mis egoísmos, de mi orgullo y de todo aquello que no me permita donarme por completo.

Te amo, eres el dueño de mi vida, confío en que me bendices en estos momentos, llenas de felicidad mi vida y aumentas mi confianza. 

Amén